Adiós 2022

Este año aprendí mucho, sobre mí misma y sobre mis vínculos. Si tuviera que ponerle un título al 2022 sería «por dónde sí y por dónde no», que también aplica a mi profesión.

Lo arranqué con covid. Le siguieron ilusiones y decepciones. Las adaptaciones de los chicos al jardín de infantes me costaron (creo que yo misma tuve que hacer una adaptación a las nuevas realidades). Concreté la tan esperada presentación presencial de mi libro #CuentoConVos publicado en plena pandemia con Editorial Olivia y después fui de la mano de Adrián a mi primera Feria del Libro como escritora. Avancé en mi gran objetivo: terminar de escribir la sitcom que fue mi tesis de Maestría. Nos tomamos vacaciones largas los 4 después de un tiempo. Volví con el dedo chiquito del pie quebrado y arreglado por Seba (mi abogado preferido). Elaboré un proyecto literario para estimular el lenguaje en un jardín de infantes del barrio marginal, CAVA. También ahí descubrí que no todos regalan su arte y su tiempo, pero entre los que sí lo hacemos se produce algo mágico. Me llevé miradas y abrazos de agradecimiento que no voy a olvidar nunca. Dos grandes amigos y la vida me dieron un regalo muy valioso: mi ahijada Roma. Conocí a la autora de un libro que me encantó y preparé una clase sobre sitcoms que voy a dictar el año que viene en la UBA 🤩. Terminé mi tesis, la entregué. Llegó la TN plus (ecografía importante si las hay) y pudimos contarles a los chicos: nuestro tercer bebé está en camino y se va a llamar León. Vivimos un mundial muy emocionante y disfruté con mis chicos de su ilusión. Y después de un divertido brainstorming nos dimos el lujo con mi amiga Vicky Funes de finalmente encarar un proyecto juntas: me lancé a la escritura de guiones cortos para nuestra miniserie de IG «Las cuñadas».

Mi gran constante fueron Seba, los chicos, mi familia, un puñado de grandes amigas, la escritura y la lectura. ¿Mi libro favorito del año? «La anomalía» de Herve le Tellier. Termino el año sintiendo cada vez más las pataditas de León que me conectan con lo más hermoso: el milagro de la vida.

Si pudiera pedir una capacidad para que me acompañe todo el 2023 sería la fortaleza, para acompañar a gente que quiero y que se que va a vivir momentos difíciles. Si pudiera elegir un sentimiento sería alegría, porque quiero seguir siendo feliz. ¿Ustedes qué elegirían? ¿Cómo vienen sus balances? Los leo 💜

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s