Estamos aislados pero no somos islas

Si algo ya sabemos de memoria es que estar encerrados no significa estar incomunicados. ¿Pero con quiénes realmente nos queremos comunicar? Eso de rodearnos de gente sana y no tóxica creo que cuenta también para estos tiempos, aunque el “rodearnos” sea metafórico. ¿A quiénes confiarles nuestros miedos? ¿A quiénes buscar para que nos de un poco de su energía? ¿Con quiénes distraernos? ¿Qué cosas absorber? Aunque parezca que no tenemos el control de nada, seguimos teniendo el control de muchas cosas. Esta es una de ellas.

Cuidarnos del virus, claro está, pero cuidar también nuestro mundo interior. Ese que suele nutrirse de la relación con los demás, porque somos seres sociales, no somos islas. Y ese que tanto está perdiendo ahora que estamos aislados. Ya es mucho lo que estamos viviendo. Hagamos, hablemos y absorbamos solo lo que nos haga bien. Ese es mi consejo para estos (¿solo?) 9 días.

Por mi parte, si vuelve el encierro… vuelven los cuentos. ¿Qué opinan? Los leo 💜

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s